Tailandia 29 agosto 2005

Nos levantamos al amanecer y sin desayunar bajamos a la calle a esperar a
Naam. Es una chica thai de 33 anos vivaracha y alegre, que se dedica al
igual que Tom al la guia y observacion de aves. Llego en pocos minutos en un
buen auto, grande y limpio. Unos kilometros adelante paramos a comer en un
quiosquillo de carretera una sopa de noodles, te y huevos fritos. Llegamos
al parque nacional de Khao Yai. La entrada al parque me recordo bastante al
de los parques nacionale de estado unidos, todo muy cuidado, edificios de
oficinas de madera, comedores, tiendas de souvernirs etc. Luego tras andar
varios kilometros comenzamos a internarnos en la selva. Conste que lo llamo
selva porque en un principio a mi me daba mas la sensacion de bosque, un
bosque profundo y humedo como los del norte, pero en estas tierras viven
tigres en libertad y elefantes y el nombre de bosque pues ya no me parece
tan propio. En muchas zonas del camino, durante horas, el follaje de los
arboles, impide que la luz del sol toque la tierra o por el contrario ver el
color del cielo. Parece una inmensa catedral contruida para el culto a la
naturaleza en una extension de 2168 km cuadrados. Por la manana estuvimos
obserando pajaros de diversas especies como el trogon, horn bill, eagles,
parrotfinch. Hay que tener mucho cuidado por donde se anda pues entre los
troncos que encuadran en el pequeno sendero las aranas de considerable
tamano construyen sus chabolas de tela. Por la tarde estuvimos en una
catarata banandonos. En este parque se rodo la escena del salto de la
catarata de la pelicula la playa del Leonardo di Caprio. Por la noche
acampamos y fuimos a dar una vuelta. Nos encontramos con ciervos, puerco
espines gigantes del tamano de un cerdo, serpientes como la vivero verde,
huellas de oso, monos y un gato silvestre. A la manana al despertar tomamos
un desayuno rapido y marchamos a ver los codrilos al rio. No habian muchos
pero les podiamos observar perfectamente sus movimientos desde la otra
orilla. Los cocodrilos no oyen, siente las vibraciones del suelo. Por la
tarde Naam y Tom nos hablaron a Marga y a mi de unas cuevas donde al
comenzar la puesta de sol los murcielagos salen en busca de comida. Cuando
observamos el evento no damos credito. Durante una hora salen murcielagos
sin pausa. En Legiones de miles de ellos. Son 6 millones de
murcielagos!!!!!!! el ruido que producen en el aire es increible. Cuando
reciben una extrana propagacion de ondas en su sonar se juntan y separan
produciendo un tinteneo parecido a campanillas y cascabeles. Tengo muchas
fotos asi que ya os las enviare. Marga se ha marchado unos dias a
Cachanamburi a ver si se la come un tigre y yome he quedado con Tom en
Patchon. tai23jpg.bmp

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s