Tailandia 21 marzo 2005

papamamajpg.bmpSe acercan las fechas para renovar visado, una manana Jairo y Maria me
dijeron, «oye, podemos ir a Malasya con el papa y la mama en el pick up».
Pense que era una buena idea, ir a nuestra bola, parar a tomar algo cuando
nos apeteciese, etc; ademas nos costaba algo mas barato que el autobus
normal. Cuando compras un billete en una agencia para ir a Malasya el viaje
comienza a las 8 de la manana y a las 18.30 estas de vuelta. Llevas aire
acondicionado, asientos de cuero, agua y comida.
El papa nos dijo que era mejor salir a las 4 de la manana, de esa forma nos
ahorrariamos muchas horas de calor y estariamos de vuelta para el medio dia.
Nos parecio perfecto. A las 4.30 estabamos en la orilla de la playa
esperando un bote y un barquero para acercarnos a Ao Nang. No habia bote, no
habia barquero. Despues de muchas idas y venidas del papa por las casas del
vecindario, atrajo hacia nosotros a un muchacho thai con cara sonmolienta
para llevarnos a tierra. En Ao nang el papa se marcho a buscar la pick up,
tardo como una hora, deberia haberme dado cuenta que durante la espera vi
pasar la furgoneta de «Berny Agency» hacia el punto de encuentro de los
turistas que irian a Malasya esa manana que comenzaba a ser bastante
calurosa.
Las primeras horas en el pick up divertidisimas, la mama de Lop con su velo
de mujer musulmana porque despues de renovar visado nos acercariamos a su
pueblo, el papa conduciendo y fumando porros, el muchacho thai de nombre
chuck, liando los porros del papa. Atras en la parte descubierta de la pick
up, Jairo, Maria, Tobias, Miguel, Damian y yo.
Velocidad crucero 120 km/h.
Comenzo a hacer calor, segun llegaba la manana, subia la temperatura, 25,
30, 35 grados, a pleno sol, sin techo, sin gorra, sin panuelo, sin agua, sin
gafas de sol, sin crema protectora. Estabamos ya medio desmayandonos cuando
avistamos a lo lejos unas nubes negras que cubrian todo el horizonte. Tromba
de agua. no se cuanto litros por metro cuadrado, pero la plataforma del pick
up no tardo demasiado en inundarse completamente de agua. Sin paraguas, sin
techo, sin ropa seca. 2 horas de tormenta sobre nuestros cuerpos que tendian
a refugiarse en el angulo muerto de la cabina. Paro la tormenta, se van las
nubes y regresa el sol, con un calor sofocante 30, 35, 40 grados. Las
cabezas ya sin ideas. El sol no tardo en secar nuestras ropas hasta dejarlas
asperas contra la superficie quemada de nuestra piel. No recuerdo cuantas
horas mas duro ese calor, cuantas horas hasta llegar a la frontera. Llegamos
a la frontera, lo de siempre , salgo de Thailandia, sello thai, entro en
Malasya, sello mai, salgo de Malasya, sello mai, entro en Thailandia, sello
thai. Ritual ridiculo que debemos practicar los turistas cada 28 dias y digo
que es ridiculo porque es gratis y no le veo razon de ser.
De vuelta, con el sol apretando sobre nuestras cabezas pasamos por el pueblo
de la mama y el papa. Pueblo pequeno abierto al mar, mayoria de mulmanes
dedicados a las faenas de la pesca. Pasamos un par de horas alli, fumando
bongs de marihuana con el papa, viendo fotos de Lop cuando era pequenito, de
su hermana, de las mamas de jovenes. Cuando nos marchabamos le pregunto al
papa, «cuantas horas para llegar a Ao Nang?, un par, tres?». Papa me mira y
nos dice 5, 6 horas, llegaremos alrededor de las 23h. En ese momento a cada
uno de nosotros nos dio un diferente ataque, pero todos por el mismo motivo.
No puede ser un viaje tan largoooooooooooooo!!!!!!!!!!
Cuando empezo a caer la tarde y el sol se escondia a lo lejos por el mar del
pueblo de los papas. Llego el frio. Un frio azul, tiriton que aumentaba de
intensidad como aumentaba el cuenta kilometros de la pick up. Alli, los unos
sobre los otros, como piezas de un tetris, quemado por el sol,
despellejados, abrazados para crear algo de calor, 6 eternas horas para
llegar a Ton Sai. A las 12 de la noche poniamos nuestros pies en Ton Sai, a
las 12 de la noche, Ander y los otros hacian guarda pensando que algo nos
habia pasado, porque les dijimos que ibamos a regresar al medio dia como muy
tarde. Sin mucho humor para nada, de camino a la cama sin cenar aun fumamos
algun bong en la cabana con Lop, que se reia y nos decia, «Crazy, crazy
trip»
Frederic se presento la noche antes de estos hechos. Consiguio salir de
Nepal mucho antes de lo que nosotros imaginabamos. Solo estuvo una noche en
Ton Sai. Se ha marchado a Bangkok, de alli tomara un vuelo a SF (EEUU) y de
ahi a Colombia, al final de su viaje.» Nos veremos en Europa» me decia en
una nota que me dejo con Lop.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s